Juegos de rol para iniciarse en el mundo

Una de las preguntas más frecuentes por los jugadores es ¿Cuál es el mejor juego de rol para entrar en este mundo? La realidad es que, todos y ninguno, aunque esto está muy bien, no resuelve tus dudas. La verdad es que si existen los peores y mejores juegos para entrar en este mundo, pero eso no depende tanto del juego sino del grupo que vaya a jugar.

La idea, es siempre comenzar a jugar con un buen director experimentado, algo que todos conozcan y que venga de una buena compañía de videojuegos. Esto de da muchas más garantías de conseguir una experiencia plena y satisfactoria, además te va a permitir tener una referencia para dirigir tus propias partidas en el futuro. Pero si te preguntas es como comenzar, suponemos que no has tenido oportunidad de experimentar con esto último. Existen muchos portales web que te explican a detalle. Entonces vamos a lo que necesitas, lo primero es identificar tus gustos y los de tu grupo. Se deben tomar en cuenta dos aspectos fundamentales antes de elegir el juego con el que vas a iniciarte.

La ambientación

Este es uno de los principales puntos que debes analizar a l momento de elegir algún juego. Recuerda que al final de todo lo importante es que todos se puedan divertir jugando con los personajes que mas les gusten y que les apetezca. Muy poco sirve que nosotros recomendamos un juego de sistema de Espadas & enanos como el mejor del mundo si a ti y a tus amigos les encanta jugar partidas de ciencia ficción.

Aunque el que hayas elegido sea uno de los menos jugados o de los más criticados, puede que tu y tus amigos se sientan a gusto dentro del juego. La mayoría de los juegos de rol son de diversión, hay algunos que requieren un poco de compromiso leyendo manuales y preparando partidas, etc. Así que si eres un apasionado del mundo del Warcraft, te resultará mucho más cómodo leer las habilidades de los cazadores de trolls que el tipo de motores que utilizan los interceptores TIE.

Es posible que no tengas la idea de con cual juego deseas comenzar a jugar, pero al menos debes tener una idea de si quieres jugar con vampiros, vaqueros o naves espaciales.

El sistema de reglas

De los aspectos fundamentales a tomar en cuenta este es uno de los más importantes. El sistema de reglas que vayas a escoger es vital. En la actualidad, la mayoría de los videojuegos vienen con sus módulos de introducción, su capítulo de primeros pasos, y en general están preparados para que puedan ser lanzados a jugar una partida sin muchas dificultades, partidas de comienzo o inicio mientras se adaptan al juego.

Al momento de elegir un sistema, la persona que va a tomar las riendas del equipo tiene que decidir algunas reglas sencillas y genéricas o unas un poco más complejas y detalladas. Las dos opciones tienen sus pros y sus contras y van a depender de los gustos de los jugadores y sobre todo el director de juego es el que se va a tener que leer y aprender sobre todas las reglas.

Un sistema de reglas genérico y sencillo, tiene algunas ventajas al tener menos reglas que memorizar, pero en cambio requiere un mayor compromiso dentro de la partida. El director tiene que interpretar diferentes situaciones y ajustarlas a las reglas en todo momento y los jugadores deben aportar una buena carga narrativa a sus acciones. Sumado a esto, un sistema de reglas flexibles con las licencias narrativas tienes que estar atento el director del juego en cada paso.

Algunos sistemas de juegos son más complejos, exigen un mayor trabajo previo por parte de todo el equipo ya que se tiene que leer un poco más y aprenderse los procedimientos y las reglas. En este caso el director se libera de mucho trabajo ya que la mayoría de las acciones deben de tomarse en conjunto y todos los jugadores están empapados con los procedimientos y las reglas, dejando así un espacio más importante a la partida. El resultado es un sistema más rígido, que sin impedir el libre albedrío los jugadores plantea un rango limitado de acciones más viables, lo que pueda resultar interesante para los jugadores novatos.

Las primeras partidas

Comenzando puede que estos juegos sean un poco complejos, pero en las primeras partidas no deben de preocuparse mucho por las reglas y los procedimientos, con el tiempo irán aprendiendo cómo resolver todo tipo de dudas que surjan durante la partida. Darse un paseo por las primeras reglas y deja que la partidas fluyan de forma natural.

Mientras estemos jugando nuestras primeras partidas, lo normal es que les fascine la inmensa cantidad de posibilidades y potenciales que se abren durante las partidas, yo recuerdo mis principios y era como correr de joven en una dulcería inmensa. Solo se tiene que disfrutar el momento.

Luego de algunas partidas, algunos jugadores no querrán dejar de jugar, mientras que otros perderán el interés. Esto es normal, ya que quizás el sistema y la ambientación no son adecuados para ellos o tal vez no les guste jugar a rol, no todos se divierten con este tipo de juegos. Para eso es necesario una buena conversación y charlar de lo que les gusta o que ha ocurrido, si es lo primero puedes probar un juego distinto, si es lo segundo es necesario buscar otro compañero que sustituya y pueda quedar con ellos para otras actividades que compartes.

Después de todos, el sistema de reglas no será tan importante como la actitud con la que tomen el juego el director y los jugadores. Si nosotros pasábamos horas jugando con un fajo de fotocopias en idiomas que ni dominamos y además le faltaban horas, seguro que ustedes pueden disfrutar con cualquiera de los juegos que el mercado ofrece ahora mismo. Solo hace falta que se sientan con ganas de probar algo nuevo y se dejen llevar por lo único e imprescindible en una partida de rol, de muy poca imaginación.

Si te ha gustado este articulo, no olvides compartir con tus amigos a través de tus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *